YT Everest - шаблон joomla Скрипты
00turnosB
00turnosB
header temas de actualidad

Vacunación contra el Virus HPV

Por la Dra. Claudia Rey

Vacunación es Prevención

Actualmente hay dos vacunas disponibles para Prevenir contra la infección del Virus HPV o VPH, Virus del Papiloma Humano o Papilomavirus, así denominados porque algunos de sus tipos (son más de 100 virus relacionados) pueden causar verrugas o papilomas, que son tumores benignos (no cancerosos).

Son vacunas preparadas a partir de partículas similares al virus (VLPs), altamente purificadas de proteínas de la cápside mayor. No contienen ADN viral, por lo tanto, no son una vacuna infecciosa, ya que estas partículas no son virus vivos. No son infectantes pero sí generan inmunidad.

vph 1

Los VPH son virus que infectan preferentemente a las células epiteliales (piel y mucosas). Los Papilomavirus que causan las verrugas comunes de manos y pies, son diferentes de los papilomavirus que causan lesiones en la zona genital o en la boca o garganta.

Aunque el VPH sea transmitido generalmente por contacto sexual, no puede saberse con certeza cuándo ocurre la infección. La mayoría de las infecciones de VPH aparecen sin síntomas y desaparecen sin ningún tratamiento, es decir, son infecciones asintomáticas y transitorias. Sin embargo, algunas veces la infección se mantiene por muchos años, es decir, se hace persistente, causando anomalías que se pueden detectar en las células, pudiendo producir lesiones precancerosas y finalmente, cáncer de cuello de útero.Entre los más de 100 tipos de VPH, más de 30 se transmiten por las relaciones sexuales, infectando el tracto genital inferior de la mujer (cuello de útero, vagina, vulva y ano). La transmisión puede ocurrir a nivel de la región ano-genital, pero también en la boca.

vph 2

Algunos tipos de VPH son más riesgosos que otros y están relacionados con cáncer uterino, por lo cual se los llama VPH oncogénicos o carcinogénicos o de “alto riesgo”, como son los tipo VPH 16 y 18, relacionados con el 70% de los cánceres de cuello uterino.


La infección por el VPH Virus del Papiloma Humano es el factor necesario para el desarrollo de la enfermedad.

Hay que tener en cuenta que estas vacunas no son vacunas curativas o terapéuticas, porque no eliminan ni curan las lesiones ya existentes.

Son vacunas preventivas, ya que producen una respuesta por anticuerpos que circulan en sangre, contra los tipos virales más frecuentes y más importantes, por ser los principales promotores de las verrugas genitales y del cáncer de cuello uterino.

vph 3

Es decir, la vacuna produce una inmunidad específica mediada por anticuerpos, (AC). Las infecciones que ya están no se erradican con la vacuna, pero si la mujer se infectó por uno de los tipos, la vacuna la puede beneficiar protegiéndola contra otro tipo de virus.

No es una vacuna infecciosa, ya que estas partículas no son virus vivos.

Tipos de Vacuna:

Hay 2 tipos de vacunas:

  • Una en una vacuna cuadrivalente, porque protege contra cuatro tipos de VPH: 6, 11, 16 y 18, para la prevención de verrugas genitales causadas por los tipos 6 y 11 de los VPH y para la prevención del cáncer de cuello uterino y algunos cánceres vulvares y vaginales causados por los tipos 16 y 18.
  • La otra es una vacuna bivalente, porque protege solo contra los dos virus oncogénicos más frecuentes, el 16 y 18, para la prevención del cáncer de cuello uterino, causado por estos serotipos. Y ofrece una protección amplia contra otros tipos oncogénicos, como el 31 y 45. También se administra en tres dosis: 0, 30 y 180 días.

Población a Vacunar

vph 4

Niñas en edad escolar, alrededor de los 9 - 10 años, (antes de que inicien actividad sexual), o sea, que es una vacuna pediátrica o de niñas preadolescentes, hasta los 26 años.

Habitualmente el virus se adquiere con las relaciones sexuales, porque la transmisión más común es a través del acto sexual. En Argentina, la edad de inicio de las relaciones sexuales está alrededor de los 15 años, es por esto que la situación ideal es aplicar la vacuna antes del inicio de las relaciones sexuales, para tener presentes los anticuerpos circulantes que neutralizan al virus y que evitan la infección, en el inicio sexual. Se calcula que si se lograra vacunar a todas esas niñas, se podría reducir abruptamente el número de lesiones y cáncer de cuello de útero en 10 o 20 años.

Pero las niñas son las únicas que se beneficiarían, cualquier mujer puede tener acceso a vacunarse, si quiere evitar la infección. Mujeres sexualmente activas jóvenes y maduras también se pueden vacunar. Sin embargo, es probable que la mujer adulta ya esté infectada, por eso tendrá que evaluarlo con su médico y decidirlo de acuerdo a su historia ginecológica. Las infecciones que ya están, no se erradican con la vacuna, pero si la mujer se infectó por un serotipo, la vacuna podrá beneficiarla, protegiéndola contra otro tipo viral.

Es importante transmitir que si no hay virus de HPV no hay cáncer de cuello de útero. Al prevenir el virus se previene el cáncer.

Esquema de Vacunación y Protección

  • La vacuna cuadrivalente se administra en tres dosis: 0, 60 y 180 días, es decir, la dosis actual, a los 2 meses y a los 6 meses de la primera dosis.
  • La bivalente también se administra en tres dosis: 0, 30 y 180 días, pero cambia la frecuencia de la segunda dosis, la dosis actual, al mes y a los 6 meses de la primera.
  • Se aplican en forma intramuscular, en el músculo deltoides (brazo).

Reacciones Adversas

Es una vacuna bien tolerada y las manifestaciones adversas accesorias son leves (1%). Fiebre, dolor y eritema, hemorragia y prurito en el lugar de aplicación.

Eficacia:

  • Actualmente se considera que la protección dura 7 años (es la duración de la protección, que presenta la población vacunada en estudio) pero se espera que pueda ser de por vida.

Se calcula que en 10 años se notará el efecto de la vacuna sobre el cáncer de cuello uterino.

Creencias:

Que las pacientes vacunadas crean que pueden dejar de concurrir a sus controles ginecológicos anuales y que crean que la citología cérvico -vaginal (Pap) es innecesaria. Es un concepto erróneo.

La consulta ginecológica anual, el Papanicolau y la Colposcopía seguirán siendo indispensables, para la prevención secundaria de la infección viral por VPH, que es la es la pesquisa de lesiones intraepiteliales por PAP. Hoy se agrega el uso de las vacunas para la prevención primaria de la infección VPH, que evita la infección con el agente productor de la infección, que permitirá prevenir del 60 al 70% del cáncer uterino y reduciría el 95% de los casos de cáncer asociados a los tipos virales 16, 18 (alto riesgo).

 Imprimir  Email